La alzada de los vaqueros de Las Regueras y Llanera objeto de la exitosa muestra "Familias vaqueras que alzaban a Torrestío".

Mª Teresa Rodríguez, presidenta de RUVAT, recogió hasta 67 casas de ambos concejos y otros de la zona central, situando su morada de verano en los distintos barrios de Torrestío. 

Publicado el 21/08/2017 El tapin La alzada de los vaqueros de Las Regueras y Llanera objeto de la exitosa muestra "Familias vaqueras que alzaban a Torrestío".

La presidenta de la Asociación Ruta de Vaqueros de Alzada a Torrestío, Mª Teresa Rodríguez,  inauguraba el pasado día 19 de agosto la exposición "Familias vaqueras que alzaban a Torrestío", acompañada por representantes de los principales municipios implicados: Basilio Barriada, alcalde de San Emiliano (León), Mª Isabel Méndez primer edil de Las Regueras y Alfredo Rodríguez concejal de Cultura de Llanera.

Mª Teresa, "comisaria" de la exposición, fue la encargada de explicar a los asistentes los distintos paneles que se  mostraban al público. Destacaba un mapa de Torrestío, diseñado a  partir de cartografía tanto antigua como moderna por Pedro Busto. En él se hace referencia a 67 casas de familias vaqueras que hacían la alzada desde los concejos del centro de Asturias, Siero, Salas, Oviedo, Las Regueras y Llanera, correspondiendo a este último el grupo mas numeroso. Así por mencionar algunas nos encontramos con:

En el barrio de "La Quintana", Torrestío, pasaban el verano los habitantes de Casa Cabecina y Casa Manolo Pacho de Llanera, así como los de Casa el Balloto de Las Regueras (Parades).

En el "Sucurriba": Casas Adela, Milia Flora y  Viescas de Llanera

En el barrio "Entre Regueras": Casa Manuel de Lorito de Siero, María Xilo y Pepón de Laura de Llanera, Casas Xiromo y Ramonito de Las Regueras.

Hay asimismo referencias históricas del pueblo de Torrestío, a quien se cita en el Catastro del Marqués de la Ensenada con ayuntamiento y cárcel propios. Sus habitantes eran trashumantes estacionales y también arrieros en su mayoría, algunos contribuían a la economía familiar haciendo de pastores de las merinas de la meseta.

La exposición se completaba con fotos antiguas de las citadas casas, viejos enseres y un recuerdo homenaje a dos maestros del pueblo babiano que dedicaron muchos años de docencia a los niños y niñas hijos de residentes o de los propios vaqueros.

La  muestra que después de tres días abierta al público se clausuró con notable éxito,  es el resultado de un arduo trabajo de investigación llevado a cabo en los últimos meses por la presidenta de RUVAT, descendiente de una de esas familias vaqueras de La Braña (Biedes) y a quien se debe la idea de organizar la Ruta a Torrestío que se celebró el pasado mes de mayo por cuarto año consecutivo.