[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Sonia Pérez Méndez nueva titular de la farmacia de Las Regueras

Lo que mas me gusta de mi trabajo es el trato humano y aquí, después de siete meses creo que ya me he hecho con la gente

Publicado el 18/03/2017 El tapin Sonia Pérez Méndez nueva titular de la farmacia de Las Regueras

La farmacia de Las Regueras, en la capital del concejo y a escasos metros del centro de salud, abrió sus puertas en el año 80. Nunca hasta entonces había tenido el municipio botica, la novedad llegó de mano de la farmacéutica Soledad García Muñiz que la regentó hasta finales de julio de 2016.

En la actualidad su nueva titular es Sonia Pérez Méndez, natural de Tapia de Casagiero y con domicilio en Oviedo. Su auxiliar Lisy Valdés Fernández de Ania, lleva en el puesto desde junio del 91, y a buen seguro conoce como nadie las dolencias de sus vecinos. 

Mucho se habla de la problemática de las farmacias rurales y el peligro inminente de cierre que corren.  Las Regueras es una zona rural que no llega a los 2000 habitantes censados y con una población un tanto envejecida, dicho así parece que Sonia, Doctora en Farmacia, se ha metido en una aventura un tanto arriesgada. Sin embargo asegura que en su caso la realidad no es tan negativa "su farmacia tiene un funcionamiento normal dentro de lo que cabe".

- Cómo fue tu llegada a Santullano?

Ejercí mi profesión durante 16 años en un barrio de Oviedo. Una vez tomada la decisión de regentar mi propio local empecé a buscar. Como es lógico lo primero que miras es el aspecto económico, haces cuentas, analizas los beneficios del negocio y lo que piden por el traspaso, me interesaba además que estuviera cerca de donde vivo. En aquel momento también estaba disponibles otras farmacias que podían encajar en mi presupuesto. Entró en juego entonces el aspecto emocional. Hizo un año en diciembre que mi padre falleció, llegaban las Navidades y la tristeza era si cabe mayor. Unos amigos tienen a su vez una amiga que vive en Santullano, aquí al lado, y que formaba parte de la organización de la San Silvestre 2015 en el concejo. Yo atravesaba un momento difícil, estaba bastante baja y me animaron a participar,  lo hice con mi familia. Hasta aquel momento de Las Regueras solo conocía los Meandros del Nora. Corrí y quedé la tercera en féminas, subí al podium tras cruzar la meta justo aquí delante. Recuerdo que al pasar me dije: anda, mira la farmacia! Aquello me animó y guardo un buen recuerdo. Así que cuando supe que la farmacia se traspasaba y que desde el punto de vista del dinero estaba a mi alcance, no lo dudé, Santullano era mi sitio, seguro que me iba a ir bien.

- Es una locura embarcarse en este proyecto?

Las farmacias son,  "un negocio seguro" pese a que hubo una serie de factores que redujeron las ventas considerablemente como fueron el copago, la bajada del precio de los medicamentos y la receta electrónica.

- El balance de estos meses es?

Positivo por supuesto. El negocio de momento cumple las expectativas y los clientes ya me van conociendo, después de siete meses creo que ya me hecho con la gente.

- Principales diferencias entre una farmacia en la ciudad, y la farmacia de un pueblo como esta.

En Las Regueras hay mas gente mayor, no cuento con demasiados jóvenes entre mis clientes. Esto trae consigo muchas consecuencias. Los jóvenes compran menos con receta y buscan farmacias con mayor variedad que esta.

La tendencia es a la pérdida de población con la consecuente bajada de ventas y el concejo se convierte en ciudad dormitorio, por lo que muchas veces vienen aquí cuando ya están un tanto apurados.  

La receta electrónica dio mucha independencia y las grandes perjudicadas son las farmacias rurales, aunque podríamos decir que las afecta a todas. Ya no es necesario salir del consultorio médico y adquirir los medicamentos en la farmacia que está al lado, supuso también que las ventas no se concentren por las mañanas.    

Muchos vecinos  no tiene su médico en Santullano, van a Trubia, Grado o San Claudio y además estamos muy cerca de núcleos de población mayor, el reguerano no se ve en la obligación de comprar en la farmacia local.

Personalmente lo que mas me gusta de mi trabajo es el trato personal, el trato humano. Eso no cambia demasiado de ciudad al campo, aunque en Oviedo era mas fácil tener clientes de paso.  Aquí nos conocemos todos, eso me permite seguir su evolución, prestarles ayuda y saber lo que necesitan, darles un consejo farmacéutico mas acertado. Una de las funciones principales de una botica es sin duda el asesoramiento a los pacientes, el consejo de un profesional y es mas fácil si lo hace tu farmacéutico de siempre.

Somos testigos de que esto es así, una cliente habitual llama por teléfono para pedir una crema para cierto problema provocado en su mano por un insecto. Ténmela preparada por favor, que solo puedo bajarme del coche un segundo a recogerla le dice a Sonia. Esta a su vez le contesta que necesita ver la mano para darle una solución.

- Hay algún medicamento o producto que predomine en las ventas?

Se despachan productos estacionales. Por ejemplo este invierno con la gripe hemos aumentado las ventas. Ya se sabe que no hay mal que por bien no venga.

Se une Lisy a nuestra conversación para aseverar las respuestas de su nueva jefa, con la que por cierto asegura sentirse muy bien. Como hemos señalado al comienzo, lleva 26 años de auxiliar en esta farmacia y conoce perfectamente su funcionamiento y las preferencias de la gente. Charlando con ella le preguntamos por las anécdotas que a buen seguro habrá vivido en este tiempo. Alguna tiene que ver con las recetas manuscritas que ya casi nos parecen prehistóricas. La paciente se llamaba América y se le prescribía Ameride pero el médico cambió los nombres y le recetó a Ameride Fernández el medicamento América.

Una señora de avanzada edad le demandaba con frecuencia tiritas para los ojos de gallo. Como el producto traía en la caja la foto de una pierna la señora le pedía "las tiritas de la patina". Pero la situación mas hilarante y también mas  embarazosa llegó un día en la que un hombre pidió pañales braga para adultos. Lisy le pregunto por el modelo que quería y él ni corto ni perezoso se bajó los pantalones y le dijo "como estos".