[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


José Manuel Suárez Parades apuesta por el movimiento asociativo de Las Regueras

Publicado el 05/04/2016 El tapin José Manuel Suárez Parades apuesta por el movimiento asociativo de Las Regueras

José Manuel Suárez Parades es conocido en Las Regueras como “Lolo”, nació en Parades , tiene 53 años y es una persona muy activa, dinámica y siempre le gusta colaborar en los eventos y con todas las asociaciones o colectivos del concejo. “Comencé con seis años como monaguillo de la iglesia de Biedes, siempre que había una fiesta íbamos por las casas pidiendo dinero por San Martín, El Cristo y El Corpus, entre otras. Fue en ese momento cuando comencé a colaborar, fui monaguillo seis años hasta que vine para el colegio”, recordó.

En 1976 entró como aprendiz en la Escuela de la Fábrica de Armas de Oviedo, estudió tres cursos con los mismos chavales y hubo mucha unión entre todos. “Empezó todo porque la fábrica se negó a organizar  en nuestro último curso el viaje de estudios, que era ir cuatro días y visitar una empresa. Al negarse nosotros decidimos organizarla y para ello creamos una comisión, vendimos papeletas todo el año e hicimos una rifa benéfica que no tocó”, aseguró. Con todo el dinero organizaron una fiesta de fin de curso, donde invitaron a todos los cursos y los profesores, alquilaron un llagar y después se fueron de viaje de estudios a Benidorm 15 días.

Cuando acabaron de estudiar cada uno fue a un taller de la fábrica, pero siguieron manteniendo el contacto y reuniéndose muy a menudo, por eso crearon una asociación de la que Lolo es el presidente. “Nos reunimos los socios una vez al año, organizamos una salida cultural con la familias y otro día nos reunimos en casa de uno con las familias también. Existe mucha unión aunque varios miembros están repartidos por España y el extranjero”, explicó.

Todos estos antecedentes asociativos le llevaron a crear la Asociación Juvenil Pabima (Parades, Biedes y Mariñes), “tuvo que firmar gente de mi familia para que yo fuera presidente del colectivo, porque no tenía todavía la mayoría de edad, estuvo unos cuatro años en el cargo”, destacó. Pabima contaba con más de 50 socios y supuso una inyección de vitalidad en la parroquia, se organizaron viajes, torneos de fútbol masculinos, femeninos e infantiles, bailes de disfraces, la fiesta del Cristo, las fiestas de fin de año, entre otras muchísimas cosas. “En los torneos de fútbol llegaron a participar equipos de Oviedo, Llanera, las chicas de Villabona y hasta un equipo de Torrelavega. “Alquilamos varias prados a los vecinos, pusimos los vestuarios”, destacó.

 Pabima llegó  crear una discoteca en la Escuela de niñas de Biedes, la reformaron, pusieron luces de colores y acondicionaron un sitio para el DJ, “venía mucha gente de afuera como mis compañeros de estudios de la fábrica”, aseguró. La plaza de la iglesia de Biedes la inauguró Pabima, pero coincidió con más actos como partidos de fútbol y las fiestas del Cristo y al final sólo acudieron cuatro personas, “vino a inaugurarla el primer alcalde de la Democracia en Las Regueras, Quinito de Premió, y como había más eventos llegué casi tarde yo. Me acuerdo de que Lope de Mariñes me riñó porque consideraba que ese acto debía de organizarse lo mejor posible y aseguró que lo tomábamos a cachondeo, pero no era así”, recordó.

Otra de las anécdotas es que  en una de las fiestas que se hicieron en las escuelas bailando fundieron el suelo que era de madera, se quedaron sin sitio para poder reunirse y se solicitó ayuda a diferentes entidades y a los vecinos, porque costaba 70.000 pesetas de aquella. “Nos reunimos con los vecinos  y entre la polémica uno de mis vecinos Pepe Valdés se levantó y dijo “a estos chavales hay que ayudarlos” y nos ayudaron, el suelo actual de la escuela es el mismo que se arregló en aquella época, que fue en el año 79”, aseguró.

El vecino de Parades estuvo una temporada viviendo en Oviedo, pero sin perder la vinculación con Las Regueras y hace 14 años volvió a su localidad natal. “Es un concejo muy envejecido, pero hay una serie de asociaciones que se están moviendo y están haciendo muchas cosas, colaboro con ellas en todo lo que me pidan, pero estoy un poco más retirado “, destacó.

Lolo recuerda que antes de que naciera la Asociación cultural La Piedriquina, la cronista oficial Rosa Rodríguez y él hicieron una serie de calendarios  durante cuatro o cinco años, donde el tema principal era Las Regueras. “Pienso que de ahí viene el germen de la asociación, esto unido a que Rosa tiene una capacidad de trabajo y está haciendo cosas impresionantes.  Ella organizó la fiesta de Parades la del Espíritu Santo y ayudaba todo el pueblo”, afirmó.

El vecino colabora con la Cabalgata de Reyes, y reconoció que en el concejo si no fuera por las mujeres que se vistieron de Reyes Magos este año no se hubiera celebrado. El pasado martes de Carnaval la Asociación de Mujeres recuperó los mazcaritos de Las Regueras y él decidió participar, “consiste en que los hombres se disfraces de mujeres y viceversa y vayan por las casas pidiendo el aguinaldo, que es una taza de chocolate o frixuelos”, explicó.

Lolo participó en diferentes asociaciones, fue presidente la Peña del Real Oviedo Montera Picona, es vocal de la Peña Azul Las Regueras y secretario de la Castaña Valduna de la que fue presidente anteriormente. “Esta última nació tras el apoyo a una gente que se presentó en un partido a las elecciones municipales y se reunían una vez al mes con vecinos de los diferentes pueblos, había gente muy heterogénea y cuando decidieron dejar de presentarse y para que no se perdiera decidieron crear el colectivo en 1999”, afirmó. La asociación hace diferentes actividades como excursiones, en agosto comen en un área recreativa y organiza el Amagüestu.

El vecino considera que Las Regueras sufre dos problemas, el primero que es un concejo envejecido en el que la gente mayor acusa mucho la soledad, “antes se reunían para mallar más de 10 personas y tomaban café cada vez en cada de uno, y pasaban así las tardes. Ahora las personas mayores se quejan de que nadie las va a ver o pasa por allí”, apuntó. El segundo problema es que los vecinos deben concienciarse para hacer algo ellos por Las Regueras, no el concejo por ellos, “no puede ocuparse el Ayuntamiento de todo, tenemos que hacer algo por nuestras parroquias”, concluyó.