[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Club de Cazadores "El Mirlo" de las Regueras cierra una buena temporada de caza de jabalí, con piezas de hasta 100 kg.

En cambio la caza de pluma no fue tan exitosa, la arcea escaseó esta temporada consecuencia de la falta de frío.

Publicado el 18/03/2016 El tapin El Club de Cazadores "El Mirlo" de las Regueras cierra una buena temporada de caza de jabalí, con piezas de hasta 100 kg.

Hemos hablado con el Guarda de Caza en Las Regueras, José Ramón Coalla Peón, a cerca de la temporada de caza en el concejo y este la ha valorado en líneas generales, positivamente.

El pasado 7 de febrero finalizó la época de caza del jabalí y en total los socios del Club de Cazadores El Mirlo abatieron 148 animales, un porcentaje que Coalla califica de alto para las 7.004 hectáreas que abarca el coto. Alguno de los jabalíes destacó por su gran envergadura llegando a alcanzar los 100 incluso los 110 Kg. La cuadrilla que mas jabalíes mató fue la  nº 2, capitaneada por  "El Roxín" que dio caza a 40.

La caza de este animal podía realizarse miércoles, sábados y domingos.

El día 14 del mismo mes se cerró la caza de pluma, esta no fue tan exitosa. No hubo mucho arcea, probablemente consecuencia del benévolo clima que hemos disfrutado, puesto que la arcea llega a Asturias por el mes de noviembre con el frío, y este año las temperaturas no fueron precisamente muy invernales. 

Respecto al faisán se cazaron 80, un número que el guarda considera bajo, teniendo en cuenta que por el mes de octubre se soltaron 200 aves con el fin de darles caza, no recuperando ni siquiera la mitad.

El 28 de febrero cierra la caza del zorro, a la que solo se dedica una cuadrilla,  no siendo la pieza más perseguida dentro del coto reguerano, se podían cazar jueves y domingos.

El rececho del corzo (un solo cazador acompañado del guarda) comienza el próximo mes de abril, en la temporada 2015 se obtuvieron 2 ejemplares.

El Club de Cazadores El Mirlo cuenta con 160 socios, repartidos en 5 cuadrillas de jabalí, cada una de ella tiene un mínimo de 20 cazadores, las hay de 23 ó 27 miembros. Los socios pagan 350 €/año si es caza mayor, 300 €/año para la caza de pluma. Como ya hemos dicho el coto de Las Regueras abarca 7.004 hectáreas, el concejo de Las Regueras íntegramente y una parte de Oviedo por la zona de San Claudio. El 20% de los socios son del concejo el resto de Avilés, Teverga o Llanera.

Hay cacería de turismo, lo que en palabras de Coalla es positivo porque atrae visitantes al municipio. Los interesados en esta modalidad de caza pagan primero por acceder al permiso y posteriormente en función de las piezas obtenidas.  

Es inevitable charlar con el Guarda y no preguntarle por la otra cara de la caza, los daños que los animales salvajes causan por la zona y que hace que agricultores y ganadores se muestren en ocasiones indignados.

Hay quejas de zorros que atacan gallinas o corderos recién nacidos, jabalíes que destrozan prados, tierras de maíz o de patatas... El guarda comenta que este coto está concienciado con el problema, y que por supuesto la presencia de estos animales en nuestros pueblos no está ligado directamente a la existencia de un coto y a la creencia errónea de que a los cazadores les interesa un mayor número de estos animales. Nos recuerda, llegados a este punto, el control cinegético sobre las especies.

Comenta como este coto pone a disposición de los vecinos que puedan resultas afectados, pastores eléctricos, pilas, estacas, hilo conductor... algo que en otros cotos no se hace. En estos momentos tiene unas 8.000 estacas repartidas por el municipio,  sobre unos 100 pastores eléctricos y otras tantas pilas, incluso él personalmente ayuda en las labores de cercado. Los vecinos señala, cada vez son más conscientes de la necesidad de cercar las fincas y las huertas como medida preventiva y no buscar tanto la indemnización monetaria una vez producido el desastre. No obstante asegura que no se escatima, con el presupuesto de los socios, a la hora de  resarcir los daños.