[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El ambicioso proyecto de recuperación de los Meandros del Nora, la frontera entre Oviedo y Las Regueras, se basa en el agroturismo

Además de la colaboración entre el consistorio ovetense y el reguerano será necesario el apoyo de la Administración Autonómica para llevarlo adelante a largo plazo medidas basadas en mejoras ambientales, sendas bien señalizadas, aparcamientos accesibles y recuperación del patrimonio cultural

Publicado el 05/10/2018 El tapin El ambicioso proyecto de recuperación de los Meandros del Nora, la frontera entre Oviedo y Las Regueras, se basa en el agroturismo

El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Oviedo Ignacio Fernández del Páramo se trasladó hasta la localidad reguerana de Rañeces para presentar el ambicioso proyecto que su ayuntamiento encargó para recuperar la zona de los Meandros del Nora, el espacio fronterizo entre Oviedo y Las Regueras declarado Monumento Natural.Entre el público asistente numerosos vecinos así como la alcaldesa Mª Isabel Méndez y varios miembros de su corporación.

Del Paramo comenzó su exposición tomando como ejemplo la Selva de Irati en Navarra uno de los bosques de hayas mejor conservados de Europa. A partir de ahí explicó la necesidad de  potenciar Los Meandros del Nora que además de su propio valor, destacan por estar en medio de una serie de elementos naturales y paisajísticos como el Naranco, la cuenca del río Trubia o los valles agrarios de Valduno y Grao que los enriquecen, sin olvidar el Camino de Santiago, también  elementos patrimoniales como la prerrománica San Pedro de Nora.

Entre las medidas a adoptar destacó las mejoras ambientales que pasan por acabar con el plumero de la pampa, o la eliminación de los eucaliptos que se encuentran en medio de los propios meandros. Habrá que mejorar dotaciones creando aparcamientos adaptados en lugares como Tahoces, Rañeces o San Pedro, conectar las sendas y crear un sistema de señalización claro que permita al visitante acceder al patrimonio cultural que se va a encontrar en el entorno, es el caso de los numerosos lavaderos y molinos que hoy están en desuso o el abundante patrimonio de la guerra civil.

El proyecto que se basa en el agroturismo y que se presenta muy a largo plazo,  potenciará asimismo el consumo de productos locales y requerirá la colaboración no solo de las administraciones locales implicadas, también de la autonómica y del apoyo dequienes viven en la zona rural. Este último es el caso de la mayoría del público asistente que si bien acogió la propuesta con entusiasmo no dudó en exponer sus puntos de vista y  los principales problemas que encuentran “si no somos capaces de mantener limpios nuestros pueblos, nuestros propios caminos y carreteras ¿cómo haremos frente a este  gigante? Van a ser necesarias muchas andechas, pero los paisanos de los pueblos se hacen mayores y la mayoría de los que vienen a vivir desde las ciudades no están mucho por la labor”