Los vecinos de Las Regueras se quejan de la falta de desbroce y la despoblación del concejo

Publicado el 29/08/2017 El tapin Los vecinos de Las Regueras se quejan de la falta de desbroce y la despoblación del concejo

El periódico El Tapín de Las Regueras ha tenido la oportunidad este mes de pulsar la opinión de los vecinos sobre las quejas que existen en cada parroquia, que suelen repetirse en la mayoría de ellas, ya que son comunes. En la parroquia de Trasmonte el principal problema es la despoblación, una de las vecinas de la zona, María Suárez, aseguró que la media de edad en la parroquia es de 60 años y necesitarían que residieran en la zona más parejas jóvenes con hijos menores, como pasa en Premió. Suárez comentó que este despoblamiento ha producido que muchas de las casas quedarán deshabitadas y prácticamente en estado de ruina afeando el concejo. Otra de las quejas es la falta de desbroce en los caminos, que impiden ver las señalizaciones.

En la parroquia de Valduno, Luis Fernández, comentó que el Ayuntamiento está realizando un gran trabajo con el desbroce de los caminos, aunque reconoció  que a todos no se puede llegar a la vez. En cuanto al problema con los cortes del agua que sufren en el concejo aseguró que no se ha dado ninguno por el momento por falta de agua.

Por su parte, Dylsia de la Cera, propietaria de la tienda-bar de Valduno criticó la falta de limpieza de los contenedores de basura y piensa que deberían limpiarse a fondo más a menudo, sobre todo cuando el calor aprieta. Aunque no han sufrido cortes este verano Dylsia se queja de que el agua lleva mucha cal y ha tenido que llamar dos veces al servicio técnico para que le arreglaran la cafetera. “El abandono de las casas en el centro de Valduno está provocando problemas de insalubridad y suciedad, han llegado a aparecer ratas, por lo menos aquí al lado hay tres casas abandonadas”, resaltó.

Otra de las peticiones es que desbrocen el Camino de Santiago, ya que por el concejo pasan al año miles de peregrinos, “desde marzo por el local hemos atendido a 1.200 peregrinos y no nos parece de recibo que una de las entradas del concejo presente estas condiciones. No se ven las señalizaciones, parece una parroquia abandonada cuando vienen personas de Australia y de países lejanos atraídos por el Camino”, destacó. Dylsia aseguró que son muchas las personas interesadas en vivir en Valduno y recientemente llegaron varios matrimonios jóvenes con hijos pequeños para residir en la localidad.

En la parroquia de Valsera su principal queja es que se arregle el pavimento de la carretera que une Trubia y Avilés a la altura de Tamargo, esto unido al desbroce de los caminos, ya que Manuel Martínez que reside en el Escamplero aseguró que el va todos los días a caminar por Andayón y muchas veces tiene que cambiar de cuneta porque los coches no le ven por las hierbas altas, “al ser las carreteras tan estrechas y con tantas curvas los coches se pegan a las cunetas y con tanta maleza es imposible que se vea a los que venimos caminando”, destacó. También solicitó que se sujetarán mejor los contenedores de basura para que no cayeran en las fincas aledañas.

En Santullano las quejas se dan por la falta de civismo de algunos vecinos, al no limpiar las cunetas de las fincas que les pertenecen, además denuncian que muchas veces se tira la basura fuera de los contenedores y se deja la calle completamente sucia, “los niños del colegio de Las Regueras van a pintar los cubos señalando la zona en la que están y esperamos que de esta manera los vecinos sean más cívicos y colabores”, destacaron las vecinas Feli González y Pilar Valdés.

En cuanto al desbroce aseguraron que por el momento el Ayuntamiento mantiene la parroquia en óptimas condiciones, y que siempre que se solicita algún trabajo de este tipo al Ayuntamiento este lo realiza sin ningún problema.