Los vecinos de Parades rehabilitan la Fuente Santa y lo celebran con misa de campaña y una merienda

Publicado el 03/06/2017 El tapin Los vecinos de Parades rehabilitan la Fuente  Santa y lo celebran con misa de campaña y una merienda

En un entorno idílico de Parades se ubica la Fuente Santa que antaño abasteció de agua a buena parte del pueblo y  donde en 1956 se construyó un lavadero al que acudían las mujeres con la ropa de toda la familia. El paso de los años y el desuso la dejó, como a tantas otras fuentes, en bastante mal estado y rodeada de maleza.

Los vecinos, conscientes de que la fuente es parte de su patrimonio cultural y de su historia, decidieron proceder a su rehabilitación. Para ello se sirvieron del dinero que había quedado como remanente de la fiesta del Espíritu Santo  y que hace un tiempo ya no se celebra. Incluso contaron con el apoyo del Ayuntamiento de Las Regueras  que vio con buenos ojos la iniciativa vecinal y quiso aportar su granito de arena poniendo los trabajos de una pala que adecentó la zona donde se ubica la fuente y el camino de acceso.

Hoy la Fuente Santa, para orgullo de Parades, luce de nuevo en todo su esplendor, y para celebrarlo el sábado 3 de junio tuvo lugar, in situ, su bendición a cargo del párroco D. Pablo Gutiérrez.  Muchos además, aprovecharon la ocasión para depositar en el lavadero pequeños barcos de papel con el nombre de aquellas mujeres de su familia ya fallecidas, que pasaron horas y horas allí lavando.

Rosa Rodríguez, presidenta de la Asociación La Piedriquina, recordó a los presentes que a unos metros en el campo de la Corredoria había estado situada la capilla del Espíritu Santo, cuyas ruinas los vecinos de mas edad  aún recuerdan y se había celebrado una importante feria de ganados, también llamada del Espíritu Santo, que duraba tres días y atraía tratantes de toda la región y también de Castilla.

Citando el Catastro del Marqués de la Ensenada, año 1752 leyó:

"Silvestre Rodríguez, natural de Parades, tiene fundada sobre la tierra llamada La Gortica de la ería de la Llosa, una misa de aniversario rezada, su limosna 3 reales de vellón, dicha en la capilla del Espíritu Santo de la parroquia de Biedes".

En 1994 los vecinos recuperaron la fiesta del Espíritu Santo, hace unos años dejó de celebrarse y como ya hemos señalado, los fondos se utilizaron para la rehabilitación de la fuente.

Y como las cosas casi nunca son por casualidad, ese sábado 3 de junio siendo el día de Pentecostés que celebra el descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, se decidió reinaugurar la fuente.

Tras la bendición, hubo una misa de campaña en Casa Corredoria y para finalizar los asistentes compartieron una merienda y unas sidras, donde algunos aprovecharon para contar sus recuerdos. Las mujeres mayoritariamente rememoraban a sus madres lavando, o llevando agua de la fuente con tres calderos, uno en cada mano y otro sobre la cabeza.  Anécdotas como la de quien siendo muy niña, su madre los lunes le arrancaba literalmente las sábanas de la cama para bajar a lavar sin que ella se inmutara ni perdiera el sueño, o la de quien a través de ciertas conversaciones que escuchó también en el lavadero, perdió la inocencia. No cabe duda de que la charlas debían de alcanzar un tono un tanto subido, así que cuentan como un sacerdote se escondía entre los matorrales y en el cenit de la conversación salía enfadado y clamando a Dios.

Detrás de la Fuente Santa hay muchas historias que hoy los vecinos de Parades han intentado preservar y homenajear. Y quien sabe, si  ahora que se aproxima la noche de San Juan volverá, como cuenta la leyenda, a asomar el hilo de oro en la boca del caño.