[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Mª Teresa Alvarez y su obra La Indiana llegan al club de lectura de Las Regueras

"Si no quisiera a Candás muchas páginas de La Indiana no serían como son"

Publicado el 16/12/2016 El tapin Mª Teresa Alvarez y su obra La Indiana llegan al club de lectura de Las Regueras

La periodista y escritora Mª Teresa Álvarez, se reunió con el Club de Lectura de la biblioteca de Las Regueras, para hablar de La Indiana, su libro más querido.

Ambientada en parte en su Candás natal, con este obra Álvarez rinde homenaje a su amada villa " si no quisiera a Candás muchas páginas de La Indiana no serían como son", hace un repaso por la historia del siglo XIX partiendo de la trágica noche de enero de 1877 en la que, a causa de una galerna, se producen el naufragio de varias  barcas falleciendo muchos pescadores.  A partir de este suceso conocemos a los dos protagonistas principales, Marina "la Indiana" y Silverio, ambos quedan huérfanos de padre esa noche cambiando así su destino. La difícil vida de las familias marineras y la escasez de medios para subsistir hacen necesario que Marina abandone sus estudios para trabajar en una fábrica de conservas y después "servir" en la casa de los dueños de esta. Entre tanto Silverio, como muchos hombres de su época, emigra a Cuba con la ilusión de hacer fortuan. La distancia y las costumbres de entonces son sin duda las principales dificultades para que la historia de amor entre ellos prospere. La autora señaló al respecto " de ser la época actual esta historia se solucionaría de otra forma, pero entonces las cosas no eran tan fáciles".

Mª Teresa se documenta con minuciosidad para dar a conocer los detalles históricos de los años en los que se desarrolla la trama. "Es una autentica novela histórica, en la que creo unos protagonistas a mi antojo y los incluyo en el tiempo"

De Candás, además de describir sus calles y sus rincones mas bellos, conocemos la llegada de los primeros turistas para tomar los baños de ola, la vida en las fabricas de conservas, y los cambios políticos de la época. Algo común a lo que hace con Cuba, de la que nos descubre paisajes, estilo de las viviendas, la vida en los ingenios azucareros, los comercios abiertos por emigrantes como El Encanto, en el que curiosamente jugó un importante papel un reguerano de Ania, y sobre todo el convulso momento en que Cuba deja de ser colonia española.

Los tertulianos tuvieron tiempo para repasar otros personajes y conocer detalles de ellos, así se pudo saber que a Madalena, la escritora  iba a "matar" pero decidió darle otro final, porque sus personajes le hablan y le piden un cambio en sus vidas. Rosita "la niña mulata" puede dar pie a otro libro para el que el que ya tiene título "La hija de la Indiana", si bien no es un proyecto inmediato.

Álvarez comenzó a escribir en 1999 y ya ha publicado 12 libros con gran éxito de ventas. Todo surgió a partir de las serie "Mujeres en la Historia" que hizo para la TVE. Le marcó personal y profesionalmente, descubrió el maltrato al que se vieron sometidas muchas mujeres por la historia, empezando por Juana La Beltraneja, a partir de ahí comenzó a escribir indagando en la vida de personajes femeninos.  

En la animada charla con sus seguidores regueranos, contó que escribe porque le gusta, le hace feliz y aprende mucho mientras se documenta. Respecto a la afición por leer recordó la cara de felicidad de su madre mientras tenía un libro en sus manos,  lo que le llevó a pensar que debía de ser maravilloso y a seguir su ejemplo. Precisamente La Indiana, por ser un trabajo  sencillo y cercano, atrapa a quienes no son grandes lectores, algo que es un gran motivo de satisfacción para ella. Curiosamente este fue el caso de una de las asistentes poco habituales a este tipo de actos que aseguró haberlo leído un par de veces.

La reunión concluyó con una merienda y la entrega de unos regalos a la escritora invitada, que por cierto visitaba por vez primera Las Regueras.