[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Marinas y Otero celebran La Inmaculada

Marinas "acogió" una imagen de la Inmaculada procedente de Santullano hace mas de medio siglo, y hoy comparte protagonismo en la capilla del pueblo con los Santos Mártires

Publicado el 09/12/2016

La centenaria capilla de Marinas está dedicada a los Santos Mártires Fabián y Sebastián, cuya fiesta celebran el primer domingo de septiembre. Sin embargo desde hace 30 años, también homenajean  a la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre, con una misa festiva que es costeada en su totalidad por un vecino del pueblo, Manolo  Menéndez. Detrás hay una curiosa historia que el propio Manolo nos cuenta, aunque asegura que hay algún que otro aspecto que él desconoce.

Hace mas de medio siglo que un sacerdote trajo a Marinas la imagen de la Inmaculada desde Santullano, no sabemos el motivo, y estuvo guardada durante años en una cuadra de la llamada Casa Pañeda. Como este no era el lugar idóneo para la Santa, se decidió llevarla a la capilla de los Mártires, pero la idea de que San Fabián y Sebastián compartieran con ella protagonismo en el altar no gustó a todos. Se recuerda de manera especial el enfado de una señora que se negaba rotundamente a que la imagen saliera de la sacristía, pero, cosas del destino, la mujer murió  poco después  con cuarenta y pocos años. La Inmaculada salió del olvido y accedió al altar pero aún tuvo que lidiar con algún otro inconveniente, ya que la llegada de otro sacerdote en los 80 a punto estuvo de relegarla de nuevo a la sacristía.

Fue José Menéndez, hermano de Manolo, el que un día decidió que bastantes avatares había sufrido ya, y encima no se le ofrecía ni una oración. Desde entonces, hace como hemos dicho unos 30 años, se le hace una misa festiva con gaita y tambor, y con un buen numero de voladores. José, Pepe Pacho como se le conocía, se hizo cargo de los gastos (flores, voladores, gaitero y tamborilero, incluso una peana para la santa) hasta su fallecimiento, tomando el relevo su hermano Manolo.

En un principio la misa se llevaba a cabo el día de la Constitución, puesto que el día 8 Otero, en su capilla, también celebraba con bastante mas tradición la Inmaculada. 

El actual párroco Pablo Gutierrez, consideró que tenía que ser el propio día 8 y no otro el día de la celebración, y así el pasado jueves de la Concepción, en torno a las 12. h la capilla de Marinas engalanada para la ocasión se abarrotó de fieles, y como lucía un magnifico sol se pudo hacer la procesión por el campo del Bito, mientras de fondo sonaba los sones de la gaita de Alfonso Les Regueres, acompañado por Iván al tambor.

Una hora mas tarde los voladores y la gaita se hacían eco de la misa que se celebraba en la capilla de Otero, esta si que bajo la advocación de la Inmaculada, al menos ya desde el siglo XVIII.