[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El número nueve del Anuario La Piedriquina sale a la luz hoy 28 de marzo

La impulsora del Anuario Rosa María Rodríguez escribe sobre “Fornos de pan en Les Regueres”

Publicado el 28/03/2016 El tapin El número nueve del Anuario La Piedriquina sale a la luz hoy 28 de marzo

En número nueve del Anuario La Piedriquina salió a la luz el pasado lunes 28 de marzo. El ejemplar es el más extenso de los publicados hasta ahora por número de artículos, un total de 13,  y de páginas, que son 120. El precio del Anuario es de 10 euros y puede comprarse en la Librería Parquesol en Posada y en varios establecimientos de Oviedo.

El primero de los artículos lo escribe Carlos Xesús Varela y lleva por título “Hórreos y paneres de la parroquia de Biedes”. En el texto se habla de 81 edificaciones, divididas en 26 paneras y 55 hórreos.  En la parroquia existen tres paneras muy destacadas una se encuentra en Parades en La Piedra, otra en Xugal y la última es la de Bernardo que fue trasladada pero se encuentra en Biedes. El autor explica los diferentes estilos de construcción que se encuentran  en la parroquia como el de Carreño, la antigüedad de los hórreos y se busca sensibilizar a los lectores y que valoren sus tesoros etnográficos.

Los miembros de la Asociación L´Ayalga, Miguel Ángel Suárez y Laura Arango, hacen un recorrido por “San Pedro de Nora: ¿Una iglesia propia de la aristocracia rural altomedieval?”. Donde se hace un planteamiento muy interesante sobre la fundación de la iglesia de San Pedro, que es algo muy novedoso.

Florentino González hace un recorrido por “Las Fortificaciones de la Guerra Civul en Les Regueres”. Es un artículo muy completo y habla incluso de fortificaciones que no están censadas en ningún inventario anterior. Uno de los datos de gran relevancia es que Las Regueras fue el primer concejo de Asturias que inventario los restos de la Guerra Civil, aunque  quedó parada la señalización de estas fortificaciones. El artículo busca ser un toque de atención para que se conserven y se señalicen, además de elaborar rutas con la idea de conseguir atraer a visitantes del concejo que buscan conocer este tipo de edificaciones, para conseguir traer beneficios al concejo.

El autor Xandru González, escribió el artículo que lleva por título “100 cases: 100 o más tuve viendo”. Xandru lleva 15 años viviendo en Las Regueras y cuenta su historia personal a la hora de comprar una casa y restaurarla tal y como era en su día, manteniéndola pero no reformándola en exceso, sin cambiar su fisonomía. Usó los mismos materiales que antaño, la pintura la hicieron ellos mismos con cal, pigmentos naturales y usando como fijador leche desnatada.

El escritor también restauró el hórreo de la casa que estaba cayendo y no conforme con eso colocó allí otros dos hórreos más, uno de ellos llegado de Quirós que estaba pintado, y una de sus últimas adquisiciones es otro hórreo que le regalaron y que ha teitado. Xandru y su familia respetan al máximo la naturaleza y casi no generan residuos, ya que crean su propio compost con los desechos orgánicos, hacen su propio pan de escanda, tienen animales y un huerto.

El artículo número cinco habla de “Alcora. Una fábrica de lavadoras de Asturias”, que ocupaba el conocido edificio del Cortijo en el barrio de Cuatro Caños en La Corredoria, escrito por José Luis Martínez.  A este le sigue el artículo de Chema Martínez, “Bares-Tienda en Llanera 1ª Parte”.

El psiquiatra, Pedro Quirós, escribió en este número sobre “El mal de la rosa, Pelagra. Su difusión en Las Regueras”, que era una enfermedad endémica en este concejo y en Llanera, considerada como la lepra asturiana.  

Feliciano Suárez habla en este número de las “Aportaciones a la toponimia de Les Regueres VII: Toponimia de Cogollu, parroquia de Tresmonte 1ª Parte”. Los topónimos sirven para darnos pistas de lo que hubo asentado en la zona, hace siglos, algunos de los topónimos están basados en los Vaqueros de Alzada, ya que en esa localidad la mayoría lo eran y también existen nombres de carboneras, caleros o fornos.

Julio García-Maribona explica en su texto “La fiesta de Santa Apolonia de Cañe en Tuernes el Grande”. El autor habla de los inicios de la celebración y explica por documentos que la capilla de Santa Apolonia ya existía en el siglo XVI, porque hay una donación de un militar que sale ileso de una batalla y dona varias cosas a la capilla. Además se cree que la capilla debía de estar en el lugar que ocupa en la actualidad el Palacio de Cañe.

Cristian Fernández escribió sobre “Deportivo La Venta- Los canarios, un equipo de fútbol”, que existió desde mediados de los 50 hasta pasados los 60.

 La impulsora del Anuario Rosa María Rodríguez escribe sobre “Fornos de pan en Les Regueres”, donde hace un censo de los que se conservan actualmente y un estudio de sus partes y la tipología. Además destaca en el artículo el fornu de Ardaje, que se encuentra en muy buen estado de conservación.

El penúltimo artículo son las fotos de las fiestas de Soto de 1958 y 1959 a través de la cámara de José María González Villanueva y el último lleva por título “La emigración… ¡pa quién la quiera!, nun ye platu de buen gusto pa nadie. Siempre te sientes marginao”, del autor José Manuel Álvarez  “Cuchi”.