[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los estupendos cien años de Mercedes La Rasa, la abuela de Las Regueras

Publicado el 10/11/2020 El tapin Los estupendos cien años de Mercedes La Rasa, la abuela de Las Regueras

Mercedes González Llana cumplió este 10 de octubre los 100 años, lo hizo (solo) junto a sus 4 hijos Maribel, Manolo, Rosalina y Carlos, su nuera Josefina con la que convive y su yerno Agustín. La celebración se había pensado (soñado) de otra forma, con nietos, biznietos, sobrinos…una gran fiesta, pero los tiempos que corren obligan a cambiar las costumbres y a tomar precauciones, aunque a Mercedes no le faltaron felicitaciones, regalos y muestras de cariño en una jornada en la que los centros de flores llegaban a pares y el teléfono no dejó de sonar. Entre las llamadas muchos medios de comunicación a los que incluso atendió personalmente, para contarles entre risas “es que no oigo bien”

Aprovechando el buen tiempo la comida familiar se celebró en el exterior de la casa en La Rasa (Santullano). La centenaria el día antes se mostraba preocupada al no ver revuelo en la cocina, esperaba por una buena fabada que es su plato preferido y del que disfruta como la que más. Su hijo Manolo bromeaba “se come un plato hasta arriba y le sienta mejor que a mí”.

Mercedes nació en Lazana y se casó con 21 años, tuvo 5 hijos falleciendo uno de ellos a las 7 semanas. La guerra civil la pilló siendo “una mocina”. Cuenta que vendía café a los moros, “en una ocasión uno de ellos quería matame, no sé porque se enfadó pero vino el superior y dijo, no a Mercedes no”.

Entre sus aficiones jugar a las cartas, ya sea la brisca o el tute y ver a diario su programa preferido “Pasapalabra”

Muy conocida en todo el concejo, destaca por su amabilidad y simpatía, siempre consigue arrancar unas carcajadas a quien la va a visitar. Y así fue como recibió a la alcaldesa y a la concejala de Servicios Sociales, a las que mandaba besos en el aire “que pena nun poder abrazaros pero no se puede, ya veis que no vinieron ni siquiera los nietos con los neños, pero prestome mucho que os acordarais de mi, gracies eh, muches gracies”

Entre restricciones perimetrales, mascarillas y datos del coronavirus que ponen la piel de gallina, aún hay momentos de felicidad como el de Mercedes hoy soplando las cien velas.

Felicidades Mercedes, salud!