[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Una hora fue suficiente para que la escritora Mª Isabel Rodríguez se ganara al público en la presentación de su primera novela

He querido hacer un guiño al amor en todas sus vertientes, a los maridos, a los hijos y sobre todo a los abuelos

Publicado el 20/12/2017 El tapin Una hora fue suficiente para que la escritora Mª Isabel Rodríguez se ganara al público en la presentación de su primera novela

Mª Isabel Rodríguez Fuertes presentó en la Biblioteca Municipal de Las Regueras su libro "Dos días fueron suficientes" cuya segunda edición saldrá en breve. Una ocasión especial para la autora que si bien es natural de Cangas de Narcea, está vinculada  al concejo reguerano por su matrimonio en Ania.

Confesaba que estaba nerviosa pero en poco mas de una hora consiguió hacerse con el público que mostró gran interés por el que es su tercer libro y su primera novela.

Acompañada para la ocasión por Juan Ángel de la Asociación de Libreros de Oviedo quien comenzó leyendo un poema, desgranó los personajes de Dos días fueron suficientes cuya protagonista Irene "resurgirá después del sufrimiento" y en la que  el personaje entrañable de la abuela Claudina se convierte en "la abuela que todos queremos tener". Es una mezcla de mi madre y mi suegra, ambas allí presentes,  señala la autora que no descarta la posibilidad de que la señora tenga en el futuro su propia novela.

La trama tiene lugar en tan solo una semana, del 28 de diciembre al 6 de enero, y está ambientada en Asturias. "No podía ser de otra manera, esta es mi tierra y así le rindo tributo" El protagonismo se lo lleva Cangas de Narcea pero con mención de Las Regueras, ya que la abuela acude al Club de Lectura de este municipio y visita Ania.

Hay momentos de la vida de la escritora que le sirvieron de inspiración cuando  narra la visita de la protagonista a un cementerio cangués acude al mismo en el que está enterrado su padre, y el final no es otro que una promesa ante una fuente (La Fontona) muy similar a la que Mª Isabel hizo.

Una novela que hace un guiño al amor en todas sus vertientes, a los maridos, a los hijos y sobre todo a los abuelos, y que como si de una película se tratara tiene su propia banda sonora, "una canción de Manuel Carrasco me perseguía durante el tiempo en el que escribí, la escuchaba en casa, en los centros comerciales, en el super, y llegó el momento que me ponía delante del ordenador y necesitaba escucharla. También cantan Los Ilegales de los que mi marido es fan y que sonaban en el mismo momento en el que le conocí."

Rodríguez contenta con el éxito de Dos días fueron suficientes sigue escribiendo "he retomado una historia que aparqué para ponerme con este libro, les había dejado a mis amigas leer un poco y ahora me piden que continúe porque les encanta, les prometí que lo haría".